Genera tus factura por Internet

Base de efectivo o base de acumulación: ¿cuál debería implementar?

La mayoría de los profesionales de negocios comprenden la contabilidad de caja y de acumulación a nivel superficial. Sin embargo, muy pocas personas tienen una comprensión completa de lo que significa cada uno de estos términos contables y cómo se diferencian entre sí. Además, comprender estos métodos contables no es suficiente en sí mismo. Lo que más importa es que implemente el método óptimo para su negocio único.

Devengo Vs Efectivo

La principal diferencia entre la contabilidad de caja y la contabilidad de devengo está en el momento del reconocimiento de los gastos e ingresos. El método de efectivo reconoce los gastos e ingresos mucho más rápido que el método de acumulación. El enfoque de acumulación se centra más en los gastos e ingresos previstos en el futuro. La contabilidad de caja se centra en registrar transacciones cuando el efectivo cambia de manos, lo que significa que es mucho más fácil de implementar.

Cuando la contabilidad de devengo tiene sentido

Si está buscando una representación altamente precisa de la salud de su negocio, el método de acumulación es el mejor para su empresa. El método de contabilidad de acumulación proporciona una representación real de la salud de su negocio, ya que incluye tanto las cuentas por cobrar como las cuentas por pagar que vienen a través de la tubería en lugar de estrictamente las que se han completado. Esta es precisamente la razón por la que más empresas confían en el método de contabilidad de acumulación (o devengo) en lugar del método de caja. El hecho de que el método de acumulación suaviza las ganancias de una empresa a medida que pasa el tiempo lo hace mucho más atractivo desde la perspectiva de quienes se encargan de las tareas contables de las principales empresas del mundo.

Los méritos de la contabilidad de caja

Opte por la contabilidad de caja y los ingresos solo se informarán en los estados de resultados de su empresa cuando se reciba efectivo. Además, los gastos no se registran hasta el momento en que se paga el dinero. En general, el método de efectivo lo utilizan principalmente las pequeñas empresas. Sin embargo, la contabilidad de caja es ventajosa porque es comparativamente simple y detalla el efectivo que realmente se recibe o paga en lugar de incluir transacciones que se finalizarán en el futuro. Además, algunas empresas favorecen la contabilidad de caja, ya que facilita mucho el seguimiento del movimiento de efectivo, proporcionando a los responsables de la toma de decisiones de la empresa toda la información que necesitan para tomar las decisiones más prudentes.

Devengo Vs Efectivo: Consideraciones adicionales

El método de efectivo no es perfecto. Se puede argumentar que el uso de la contabilidad de caja es una mala idea, ya que tiene el potencial de exagerar significativamente la salud financiera de una empresa, haciendo que parezca que la empresa es rica en efectivo a pesar de que tiene un número considerable de cuentas. cuentas por pagar que son significativamente mayores que el efectivo actualmente en los libros. Un posible inversor podría analizar fácilmente los libros de una empresa y tomar una decisión basada en el método contable de efectivo que no refleja la verdad sobre la empresa. En resumen, es posible que la contabilidad de caja oculte defectos financieros metafóricos, haciendo que parezca que una empresa está en números negros cuando realmente está en números rojos.

Muchas empresas favorecen el método de acumulación, ya que arroja una red más amplia, incluida toda la información relevante de las cuentas por pagar y por cobrar, presentando una imagen clara de la rentabilidad de la empresa, especialmente a largo plazo. Como ejemplo, considere una empresa que tiene ventas trimestrales actuales que no se registrarían mediante el método de efectivo, ya que los ingresos no llegarán hasta el próximo trimestre. Este enfoque tiene el potencial de hacer que un posible inversor considere que la empresa no es rentable. Si se utilizara el método de acumulación, sería mucho más fácil para los externos entender que la empresa es rentable. Sin embargo, si el seguimiento del flujo de caja es su principal preocupación y si desea un sistema de contabilidad simple, la contabilidad de caja puede ser la mejor opción. La conclusión es que llevará mucho tiempo, esfuerzo y personal practicar la contabilidad de acumulación (o devengo), ya que se deben contabilizar partidas como los gastos pagados por anticipado y los ingresos no devengados.

Considere la presentación de informes de impuestos al elegir la base en efectivo o la base de acumulación

La selección del método óptimo de contabilidad para su empresa depende de una amplia variedad de factores, uno de los cuales es la fiscalidad. Las empresas emergentes encontrarán que la contabilidad de caja es óptima, ya que hace que el desafío de la contabilidad sea mucho más fácil y, en última instancia, permite a los gerentes centrarse en desarrollar un plan estratégico para el negocio. Sin embargo, si la empresa finalmente se hace pública, si es necesario el financiamiento bancario, si la empresa puede venderse en el futuro o si los libros se auditarán, hay un buen argumento para argumentar que la contabilidad basada en valores devengados es la mejor opción. Debe tenerse en cuenta que las empresas que se consideran medianas o grandes con ventas superiores a $ 5 millones en tres años deben utilizar la contabilidad de acumulación (o devengo).

Devengo versus efectivo: el crecimiento de su empresa también importa

Las empresas que utilizan la contabilidad de caja y comienzan a crecer rápidamente no tendrán una imagen clara del desempeño general de la empresa. Tal empresa debería considerar la transición a la contabilidad basada en valores devengados para tener una mejor idea de su situación financiera. Sin embargo, algunas empresas en crecimiento con una actividad estacional considerable encontrarán que la contabilidad de caja es mejor, ya que hace que el desafío de la contabilidad sea mucho más fácil cuando los ingresos no son tan altos. Al final, determinar si la contabilidad de base devengada o la contabilidad de caja es óptima para su empresa depende del estado de su negocio único, así como de sus objetivos para el futuro y las preferencias matizadas de su controlador, director financiero u otro jefe de contabilidad. .

Leave A Reply

Your email address will not be published.